Delegar es una herramienta muy útil que debe aprovechar un líder, ya que este proceso le va a permitir contribuir de manera directa a obtener resultados favorables en su emprendimiento, ya que afianzará la eficiencia y eficacia que necesita para proyectar y por consiguente, fortalecer su negocio.

Todo negocio que se encuentre en proceso de crecimiento y expansión, va a requerir de personal capacitado en determinadas áreas, para impulsar las ventas y obtener mayores beneficios, dependiendo del tamaño del emprendimiento, todo líder debe aprender a delegar aquellas tareas que puedan ser llevadas a cabo por terceras personas, siempre que estas no comprometan en su totalidad la responsabilidad directa en áreas estratégicas que solo pueden ser manejadas por el líder.

Aprender a delegar es algo que tarde o temprano tendrás que hacer si tienes un proyecto y va creciendo. Y a pesar de todas las interrogantes que puedas presentar, esta herramienta será de gran ayuda para llevar a cabo las diversas tareas para mantener y expandir tu negocio en crecimiento.

Circunstancias que te impulsan a delegar tareas

  • Te sientes agobiado (a) y no puedes abarcar todo.
  • El descanso a pasado a segundo plano.
  • No tienes tiempo para tu familia.
  • Los clientes se quejan de la falta de atención.
  • No te provoca trabajar en ocasiones.

Estos representan los indicativos más cómunes de que te encuentras saturado de responsabilidades, ya que tu negocio ha crecido y necesitas encontrar especialistas que te ayuden en la consecución de las tareas. Esta primera fase en la que te das cuenta de que has llegado a tu límite y no puedes más, dará lugar a las siguientes que son también esenciales en este proceso, ¿qué tareas delego? ¿En quién puedo confiar?.

Motivos para delegar tareas

En nuestros entornos de trabajo, normalmente el volumen de tareas a realizar excede el tiempo necesario para ejecutarlas. Por lo tanto, por muy bien que nos organicemos, no llegamos, y esto es especialmente patente en el caso del líder de un equipo.

  • La labor del líder se centra en la estrategia que consiste en fijar objetivos, pensar, crear, tomar decisiones acertadas, y para cumplir con todo eso necesita tiempo. Delegar permite ganar tiempo para las tareas propias de un líder. El equipo se encargará de la táctica, de las acciones diarias para la concreción de tareas.
  • Delegar desarrolla la creatividad. Teniendo tiempo y menos ocupaciones que saturen la mente, todo líder aprovecha este tiempo para dedicarse a imaginar con mayores garantías de éxito en sus formulaciones.
  • El líder-coach crea espacios de creación para su equipo y reta a sus miembros. Una manera de hacerlo es delegar tareas en ellos y, a veces, mentorizar, siempre evitando el micromanaging (me encanta esta palabra, a veces los ingleses aciertan).
  • Delegar hace crecer al equipo. Los miembros sienten que se confía en ellos, aprenden cosas nuevas, se retan y avanzan. La motivación individual aumenta. El proceso de trabajo, entendido como mejora continua de las personas, es tan importante como el resultado final.
  • El líder obtiene una visión clara de las capacidades y aprendizaje de los miembros de su equipo. Ese conocimiento es fundamental para gestionar los recursos de los que dispone.
  • En caso de una ausencia del líder, el equipo está capacitado para funcionar con casi total autonomía, al menos a corto plazo. Nadie, ni siquiera el líder, debería ser imprescindible.
  • El equipo está más cohesionado, en la medida en que todo el mundo participa de un buen número de tareas, se entiende la estrategia general y cómo esas tareas influyen en los resultados y el cumplimiento de los objetivos fijados. Hay verdadera conciencia de equipo.

Claves para saber que tareas delegar

  • Delegaras tareas que no se correspondan con las propias de un líder, es decir; aquellas que no tengan incidencia directa con la estrategia, definir objetivos, pensar procesos, crear. Delegaremos las acciones concretas, la táctica, y todo lo que represente la mecanicidad del proyecto para su funcionamiento.
  • Delegaras el 100% de las tareas que se puedan delegar. No se pueden delegar las tareas propias del líder, definidas en el punto anterior, y ocasionalmente algunas que, por circunstancias especiales, debe realizar él, pero todo el resto sí, aquellas tareas diarias que requieran una repetición constante pero que ameriten la supervisión diaria para su desarrollo y funcionamiento, por ejemplo.
  • Delegaras tareas que otro pueda realizar mejor por la capacitación que posea al respecto, por tener un conocimiento o habilidad especial para ello, ya que esto contribuirá al éxito seguro de ese procedimiento.

Lo más posible es que tengas claro un presupuesto para colaborar o contratar a alguien. Una vez tengas las tareas, piensa en la forma de colaboración que deseas llevar a cabo. Por ejemplo: contar con alguien para dos horas diarias, ofrecer posibilidades de práctica para que aprendan y al mismo tiempo te ayuden, contratar a alguien directamente, etc.

Elige a tu equipo

Colaborar y formar equipo es algo que puede salir bien y servirte para seguir ofreciendo nuevos servicios, aumentar tus clientes y mejorar las prestaciones que ofreces.

¿cómo elegir a los integrantes de ese equipo?

  • Poner anuncios en plataformas digitales.
  • Buscar en grupos de especialistas en redes sociales.
  • Poner un anuncio en tu propia web.
  • Poner una oferta de trabajo en las oficinas de empleo.
  • Preguntar a amigos, compañeros y familia por ese tipo de profesionales.
  • Investigar en Linkedin que es una red ideal para establecer este tipo de contactos.
  • Acudir a centros formativos para conocer estudiantes que estén a punto de terminar sus cursos.

Al contar con el listado de las personas idóneas para tu negocio, debes hacer las entrevistas necesarias y definir como va a hacer esa colaboración, los acuerdos establecidos y las tareas específicas que serán delegadas en horas, para definir tambien la compensación correspondiente.

¿Cómo se delega?

Aunque se elija bien qué delegar y en quién, la forma de hacerlo suele determinar el éxito o no del proceso. Algunos puntos a tener en cuenta:

  • Delegaremos a la brevedad, es decir, cuando la tarea exista. No se debe esperar. Del mismo modo, solicitaremos la tarea una vez transcurrido el plazo razonable para realizarla, no cuando se necesite en el último momento.
  • Se trata de ir siempre un paso por delante de las necesidades. La planificación implica actuar ya previendo consecuencias, por eso la fase del control en los procesos ayudará a coreegir errores y así no pensar en cómo actuaré en el futuro, al tener e problema incidiendo de forma negativa en otras funciones importantes.
  • A la hora de delegar, dar toda la información posible a la persona elegida sobre la tarea y las razones para realizarla, el tiempo razonable para ello y todos los pormenores relevantes. Ddebe instruirse en cómo se llevará a cabo y se observará su progreso.
  • Debes dar a la persona los medios y autoridad suficiente para ejecutar la tarea. Que no nos los tenga que pedir más adelante, eso es un freno, una pérdida de tiempo y disminuye la confianza y la motivación.
  • Revisar periódicamente lo que se ha delegado. No lo olvidaremos hasta el día de la fecha límite, estaremos monitoreando los progresos, para orientar ante cualquier margen de eroor que prevalezca.
  • Una vez llevada a cabo la tarea, daremos feedback a la persona y reconocimiento si procede.

Beneficios de delegar

  • Te dedicarás a tu especialidad.
  • podrás rodearte de gente competente que te ayude a seguir creciendo.
  • Conciliarás mejor tu vida laboral y profesional.
  • No te agobiarás y trabajaras de forma mucho más tranquila.
  • Podrás tener vacaciones y ausentarte si lo necesitas con la confianza de que tu negocio sigue activo.

Consecuencias de no delegar

  • Abarcarás muchas tareas y no podrás controlarlas todas.
  • La calidad de tu trabajo se puede ver repercutida.
  • Tus clientes pueden empezar a molestarse por la falta de atención.
  • Dejarás de dormir y descansar.
  • No podrás irte de vacaciones porque siempre serás imprescindible.
  • Tu salud se verá afectada.
  • No tendrás ganas de levantarte cada día para trabajar en el negocio de tus sueños.
  • Dejarás de dedicarte a lo que principalmente te gusta y en lo que eres bueno.
  • La conciliación familiar y laboral que tanto deseas se verá afectada por esto.

El proceso de delegar es muy necesario, ya que además de fortalecer el rendimiento en el negocio, contribuye a la salud mental del líder, que aunque muchas veces puede sentir temor de poner en manos de otros tareas importantes, debe confiar en el talento que escogió para realizar tales actvidades y dedicarse a la planeación de estrategias que le permitan fortalecer su negocio.