Todas las organizaciones cuentan con un grupo de personas que en base a su talento y habilidades, contribuyen de manera directa  en el logro de los objetivos organizacionales. Es por ello que en la actualidad, muchas empresas y organizaciones han tomado en cuenta las capacidades que poseen los individuos, siendo estas, un gran aporte y una fuerte contribución para la promoción de la gestión eficiente en las empresas, además de resultar un beneficio acertado al momento de emprender, generando así un valor agregado que hace a las empresas más atractivas e importantes, sumado al saldo positivo de rentabilidad que genera un capital humano cualificado.

El capital humano es el recurso más importante, ya que éste genera crecimiento económico acompañado de incrementos en la productividad y la eficiencia. La definición de capital humano hace referencia a la capacidad productiva de una empresa en base a la calidad encuanto a la formación de sus colaboradores, acompañado de su experiencia de trabajo. Su importancia radica en reconocer el papel clave que juegan los trabajadores en la realización de las tareas imprescindibles para el éxito de la empresa.

El área de talento humano permite reclutar al mejor equipo de trabajo, además de la adaptación y captación de los integrantes de la organización. Cuando los trabajadores se sienten identificados con la empresa y sus valores, el rendimiento estará por encima de lo esperado, es por esto que esta área tan importante no debe limitarse a funciones básicas, ya que entre sus tareas esta el crear una atmósfera agradable, generando así un sentido de pertenencia y compromiso entre los trabajadores.

El término de capital humano está estrechamente relacionado con la tecnología. Y esto ocurre, debido a que estamos en pleno siglo xxi, y el acceso a este medio hace que se genere de manera rápida y eficiente el acceso a contenidos que esten relacionados directamente con la formacion contínua en áreas en las cuales se quiere ahondar a profundidad para estar mejor preparados al momento de llevar a cabo una acción, que de una manera u otra viene a contribuir al desarrollo de la organización como del sujeto de acción dentro de la misma.

En términos empresariales, una empresa es una entidad económica en donde se combinan con dinamismo factores que son necesarios para llevar a cabo el proceso de producción, entre ellos:

  • el capital humano
  • el trabajo
  • la tecnología
  • el capital económico
  • la dirección empresarial

El trabajo corre a cargo del capital humano siendo el capital prestado por los inversionistas y la dirección realizada por los gerentes y directivos. El departamento de recursos humanos  es el encargado de establecer la relación entre los trabajadores y las necesidades de la empresa con el fin de poder desarrollar sus actividades de manera eficiente. En este sentido, una buena administración del capital humano será capaz de impulsar el rendimiento operativo y generar valor en toda la empresa a través de:

  • mejorar de la productividad
  • hacer más eficientes los sistemas y procesos de recursos humanos
  • alinear al personal con objetivos y metas
  • asegurar la posición de la empresa dentro del mercado.

Indicadores del capital humano

  • Índice de rotación de personal: representa un indicador que mide la motivacion de los empleados y su conformidad. Lo ideal sería que la rotación de la nómina sea siempre inferior al 5%, puesto que tener un porcentaje elevado de este índice implica una elevación de costos en reclutamiento, capacitación, entre otros aspectos, por parte de la empresa. Así mismo, mide el éxito del capital humano a través del sentido de pertenencia, la motivación y el compromiso de los trabajadores hacia la empresa.
  • Retención de talento: Se refiere a la antigüedad que llevan los trabajadores dentro de la organización. Este índice goza de importancia porque identifica a los puestos y colaboradores clave en la empresa, además del tiempo que han estado en la compañía.
  • Capacitación y desarrollo: Consiste en la adquisición de conocimientos técnicos, teóricos y prácticas que sirven para el desarrollo de la actividad profesional. Con este tipo de indicador se mide el éxito del capital humano y se conoce al mismo tiempo la inversión que es realizada en relación a las capacitaciones y desempeño laboral de cada trabajador.
  • Tiempos de vacantes no cubiertas: Este índice se emplea para medir el tiempo en que se tienen vacantes disponibles sin encontrar a la persona ideal para el puesto. Es, por tanto, un indicador de importancia para evaluar la eficacia del departamento de Recursos Humanos a la hora de proveer personal para la empresa, ya que permitirá conocer si los perfiles de los puestos ofertados se encuentran bien definidos o si el proceso de reclutamiento y los canales utilizados están siendo eficaces. Es necesario comprender realmente las causas por las cuales una empresa puede tener un alto índice de tiempo de vacantes no cubiertas, porque al intentar conseguir el objetivo de disminuir la cantidad de días podría equivocarse al contratar a una persona que no cumpla con los requisitos para el puesto seleccionado.
  • Ausentismo laboral: El índice de ausentismo laboral mide las ausencias del personal en el lugar de trabajo en período laboral, a través de bajas laborales, retrasos o permisos de diversa índole. Este indicador de gran valor sirve para reflejar una realidad más amplia sobre la motivación del empleado y su compromiso, pero también del funcionamiento de la empresa.

Competencias estratégicas y específicas

Las competencias estratégicas son las que, más allá de su naturaleza intrínseca, son necesarios para el cabal cumplimiento de la misión, visión y objetivos estratégicos del negocio o la empresa. Constituyen la disponibilidad de habilidades, know-how y talento para desempeñar las actividades que se requieren por la estrategia que tiene la empresa.

Algunas de las principales competencias estratégicas:

  • La atención y servicio al cliente
  • La visión comercial
  • Orientación a resultados
  • Capacidad organizativa.

Las competencias específicas se corresponden a comportamientos observables que se relacionan de forma directa con la utilización de teorías, conceptos y habilidades propias del puesto de trabajo o de lo que se requiere. Son habilidades específicas que se requieren en un puesto de trabajo concreto en el que se conocen las especificidades no sólo del puesto sino también de la empresa u organización.

Algunas competencias específicas son:

  • planificación,
  • tolerancia al estrés
  • iniciativa o autonomía
  • análisis y solución de problemas
  • establecimiento de prioridades
  • escucha activa

Cada empresa necesita unas competencias concretas, llegando a ver que en distintas empresas del mismo sector o en un mismo puesto se pueden requerir diferentes competencias.

Cada día la diferencia entre una generación y otra se nota más rápidamente. El mundo cambia a velocidades increíbles por los avances de la ciencia y la tecnología y eso se refleja en el estilo, la forma como se prepara y ejecuta el trabajo y las expectativas de los ejecutivos. Cambian las expectativas de las personas y cambian las empresas, cada día es más difícil de atraer a los mejores y lograr conservarlos, por lo que un emprendedor debe definir sus características y rasgos empresariales para poder mantener a un grupo selecto de trabajadores con formación constante que garantice el sostenimietno del éxito en el tiempo.

Una aparente concentración en el desarrollo de talento humano, un notable consumo en los servicios del Coaching y la inquietud en la medición del desempeño, es evidente en los resultados de la encuesta que a nivel mundial realizó Cornerstone International Group. Las empresas están maximizando esfuerzos en desarrollar su gente y retenerla y en desarrollar programas de medición formal a lo largo de la organización.

Las personas que respondieron la encuesta no consideraron que fuera más difícil encontrar candidatos a empleos de alta calidad que hace cinco años. Sin embargo, sí encontraron muchísimo más difícil de atraer a los mejores y lograr conservarlos. La búsqueda en las fuentes y lograr que acepte gente de alto valor se está volviendo cada año más difícil. Y lo que mucha gente muchas veces pasa por alto es el tiempo que toma capacitarlos y hacerlos rentables.

Son las habilidades, conocimientos y capacidad de innovación, plan de carrera y de adaptación al cambio que tengan las personas, las únicas ventajas competitivas que pueden diferenciar una empresa de otra. Esto se logra mediante la inversión en fortalecimiento de la capacitación y aprendizaje continuo y adecuado a necesidades puntuales. Los estudios actuales muestran una fuerte correlación entre la administración del capital humano y el valor de las acciones. Las empresas que no vean que invertir en su gente es la mejor inversión difícilmente lograrán ser competitivas sostenidamente.