Iniciar un emprendimiento entre amigos es un concepto ideal para cualquier grupo d epersonas que buscan o intentan arrancar sun negocio,  emplando para ellos todos los elementos que pueden resultar factibles y con menor riesgo posible, ya que, a fin de cuentas, quien puede asegurar que un negocio irá mal si las personas que lo iniciaran, tienen ecpectativas en común y además, se conocen bastante.

Puntos claves para minimizar riesgos

  • Evitar confiar únicamente en sobrellevar el día a día. Es cierto que entre amigos y conocidos muchas veces se toman decisiones sobre las tareas importantes bajo un contexto de mutuo acuerdo, en donde no estan establecidas reglas concretas, sin embargo es un error que no va a funcionar siempre, y puede dañar la sociedad, puesto que se toma a la ligera. Una empresa no es un juego sencillo de la vida diaria, tampoco es un proyecto universitario ni mucho menos un juego de fútbol. Establecer pautas de trabajo y distribuir áreas de responsabilidad mejora la eficiencia, reduce el nivel de conflictos y prepara a la empresa para su crecimiento y fortalecimiento dentro de su ámbito social.
  • Establecer un marco legal. ciertamente puede sostenerse de manera informal aquellos aspectos que se encuentran relacionados con la propiedad del negocio, el equipamiento, las marcas, los dominios u otros activos que pueden ser claves si el proyecto tiene éxito. Ocurre que se puede formalizar la actividad de una forma diferente a lo acordado entre socios, ya que al establecer un estatus legal y jurídico, es mejor tener la precaución de definir el rol que va a desempeñar cada socio. Mantener la realidad lo más cerca posible a la formalidad ayuda a evitar sorpresas ante desacuerdos.
  • Establecimiento de criterios para afrontar decisiones conflictivas. Es normal y muy frecuente que se tomen decisiones en momentos cruciales, que tengan que ver de manera directa con el negocio, y que obviamente esas decisiones tengan una incidencia que pueda ser positiva o negativa, dependiendo de lo que se quiere alcanzar, y las estrategias trazadas para lograrlo. Seguramente, en algún momento de la historia del negocio habrá que tomar decisiones sobre cómo endeudarse, vender, cerrar, incorporar capital o cambiar de rumbo. ¿Qué sucederá si no existe un acuerdo? ¿la decisión dependera de una votación, o pesará el porcentaje de acciones de la empresa?, ¿De qué forma pueden disolver la sociedad si hiciera falta?. Estas y otras interrogantes surgiran, por lo que es vital tener todo calculado por escrito.
  • Revisar los planes y puntos de vista de cada socio. Aunque la visión de la empresa sea  compartida, siempre es importante establecer fechas de reuniones, semestrales y/o anuales en donde la agenda sea el planeamiento y redireccionamiento  de la compañia si es necesario, además de tocar puntos de fondo y ajuste de ideas y enfoques.
  • Establecer el horario de trabajo, y la amistad debe tener su espacio. Cuando todo es trabajo, la amistad se puede ir erosionando hasta desaparecer. Hay que hacer un esfuerzo por encontrar espacios donde tener otras conversaciones no laborales, que sean estas conversaciones de amigos, personales, que mantengan viva la cercania emocional y afectiva de esa amistad.
  • Documentar todos los parámetros. Establece por escrito, desde el primer momento, las atribuciones de cada socio. Esta tarea de definir límites ayuda a los propios amigos a entender mejor de qué manera va a contribuir cada uno. No necesariamente será una división igualitaria, por el solo hecho de que sean amigos.
  • Tener abogados que ayuden y sirvan de orientación legal del negocio. ¿Qué sucederá cuando la empresa comience a dar lucros y tú y tu amigo socio no se pongan de acuerdo sobre qué se debe hacer con el dinero? Contrata a abogados diferentes para analizar el contrato de sociedad y describe las responsabilidades específicas de cada uno.
  • Claridad absoluta. los socios-amigos, deben ser claros al extremo, sobre las funciones que desempeñará cada uno dentro de la empresa. Debe definirse cada detalle de la sociedad, el tiempo que cada uno permanecerá en la empresa, cómo se formará el equipo y cómo trabajarán juntos. Esto resulta vital para que no surjan conflictos en el futuro.

Siempre que se inicie un negocio, entre personas desconocidas, o entre amigos o familiares, van a existir riesgos, por lo que es importante tener un paso adelante y cubrir tales riesgos para minimizar las acciones negativas que puedan surgir y conllevar asi a un desastre del emprendimiento:

Riesgos a minimizar

  • Basar una sociedad únicamente en el hecho de que tienes una buena relación con otra persona. (esto no es en absoluto un buen negocio).
  • Una buena química personal, como ocurre cuando dos socios son amigos antes de hacer algún negocio, puede causar una especie de ceguera. Benjamin Gomes-Casseres, profesor de la Escuela de Negocios Internacional de la Universidad de Brandeis, muestra cómo la cuestión de la “buena química” puede ser una trampa:
Una buena relación personal puede ayudarte a ver oportunidades de trabajar juntos e iniciar un negocio complejo. Para sociedades a largo plazo hay que pensar en circunstancias imprevistas inevitables. No confíes sólo en la química, especialmente para decidir y administrar un gran negocio. La confianza es incierta cuando no se apoya en intereses organizacionales más amplios.

Al hacer negocios con un amigo, la confianza es fundamental entre los socios, pero no basta en determinadas circunstancias.

CARACTERISTICAS Y PRINCIPIOS

Al emprender entre amigos en importante definir los principios por los cuales regiran su sociedad, ademas de las características que deben prevalecer para mantenerse a flote, tanto en el negocio como en la amistad:

  • confianza
  • honestidad
  • respeto
  • admiración profesional
  • generosidad
  • mente abierta
  • ganas de hacer cosas juntas
  • complementariedad.

Antes de comenzar, puedes ejercitarte respondiendo las siguientes interrogantes, y dependiendo de la cantidad de afirmaciones y negaciones, tendrás una guía segura para saber si iniciaras el negocio o no:

  • ¿Durabilidad del negocio en el tiempo?
  • ¿Qué tan necesario y en cantidad puedes consideras el esfuerzo que debe aportar tu futuro socio?
  • ¿Qué tan duro consideras que debas trabajar tú?
  • ¿Qué medidas deben tomar si alguno de los dos no cumple con su parte del trato?
  • ¿Qué expectativas tiene tu compañero respecto a ti como su socio?
  • ¿Cuáles son las tuyas respecto a él/ella?
  • ¿Este negocio te dará un tren de vida?
  • ¿Crearás riqueza?
  • ¿Tienen un plan para cuando se tenga que cerrar el negocio?¿Quizá un acuerdo de compraventa?.

Entonces, hay que partir de un análisis conciso que nos permita realizar la evaluación aportuna respecto a esta sociedad que puede traer grandes beneficios y gratificaciones, siempre que existan parámetros y reglas establecidas. Emprender con amigos puede ser gratificante, pero para mantener a salvo tanto el negocio como la amistad, es necesario realizar desde el comienzo acuerdos sobre la propiedad, las decisiones y los planes para el futuro.