Como buen emprendedor, y además un líder capaz de llevar a buen puerto su negocio,  debes centrarte en llevar en orden las finanzas, tanto personales como del negocio, y aunque al principio te resulte poco práctico, o sin mucha claridad, es importante  que tengas como base un esquema de economía personal, para el financiamiento de tu negocio.

Al emprender deberás conocer cómo funcionan tus finanzas a nivel personal y cómo puedes mejorarlas para que trabajen en beneficio de tu nueva empresa. Como primer paso es importante comprender que el manejo adecuado de tus finanzas va más allá de lograr identificar las entradas y salidas del dinero. Implica una muy cuidadosa planeación, de la cual dependerá tu éxito o fracaso como emprendedor.

Pasos para realizar tus finanzas

Planea

Es importante que elabores un presupuesto, esta tarea puede ser simplificada en dos etapas importantes:

  • Anota. Como ejercicio, puedes y debes anotar cada gasto, por muy insignificante que este parezca, asi lograrás identificar esas fugas de divisas que lamentablemente, por no llevar una contabilidad, y no priorizar, resultan estos gastos en una fuga de dinero muchas veces, exhorbitantes. Realizando estos asientos financieros vas a percatarte de los gastos innecesarios, en qué se gastan y por qué. Así podrás identificar y corregir los malos hábitos financieros.

    Engloba tus gastos en categorías y determina de qué manera pueden ser menores; recortándolos totalmente, reduciéndolos o, por qué no, mediante substitutos más económicos.
  • Identifica también cómo estás financiando estos gastos: los niveles de tu tarjeta de crédito, pago con cheques y el número de veces que recurres a un cajero automático. Determina el costo de financiamiento de cada fuente de recursos, tales como intereses y comisiones, con el fin de reducirlos. Después de darte cuenta a través d elos resultados que te arroje este ejercicio financiero, vas a crear la rutina de llevar las cuentas y aprovechando al máximo la oportunidad para poder mejorar tus finanzas personales y empezar un negocio encaminado al éxito.

Elabora el presupuesto

  • Identifica tus fuentes de ingresos actuales y las que con cierta seguridad planeas obtener en el futuro. Hazlo sobre una base mensual y considera que tu negocio puede ser estacional, es decir, que los principales ingresos se obtendrán en un determinado periodo del año.
  • Establece tus gastos por categorías (conforme al ejercicio anterior). Debes ser realista y ajustarte a ese nivel de gastos.
  • Compara los resultados reales con los presupuestados, hazlo mes a mes y por categoría.
  • Calíficate: si el resultado real difiere mucho del presupuestado, puede ser que no estés respetando el presupuesto, o bien, que éste sea irreal. En ambos casos, identifica en qué categoría está el problema y lleva a cabo los ajustes necesarios: recorta gastos o reasigna recursos.
  • Guarda los resultados de tu presupuesto anterior; serán la base del nuevo. Aprende al máximo del viejo presupuesto y adáptalo a tus nuevas necesidades.
  • Planea inteligentemente qué hacer con los excedentes de efectivo, aquellos que tu negocio está generando.

Si tu empresa tiene potencial de crecimiento, reinviértelos en él. Evalúa los rendimientos que se generarían al destinar parte de estos recursos a una campaña de publicidad en un periodo cercano a una temporada de ventas altas, o bien, a la adquisición de nueva maquinaria o software. Estudia el impacto que la inversión tendría en tu estructura de utilidades:

Utilidades = ventas - costo de ventas

Interrogantes claves

La financiación del proyecto:

  • ¿incrementará mis ventas brindando rentabilidad?
  • ¿permitirá reducir costos y ser así más competitivo?

Cada peso destinado a cierta inversión tiene un costo de oportunidad, representado por los rendimientos que te generaría si le dieras otro uso. Por esta razón es importante que evalúes tus alternativas y prioridades, una por una.

Cuida tus deducciones fiscales y conoce los posibles incentivos.

Como emprendedor, eres una pieza clave en la creación de empleos y por tanto en el desarrollo del país, es por eso que puede ser posible deducir todos aquellos gastos "indispensables" para tu actividad. Asegúrate siempre de obtener la documentación que ampare estos desembolsos y que dichos comprobantes cumplan con los requisitos necesarios. Obtén asesoría del régimen fiscal que te corresponde y las ventajas en cuanto a deducciones autorizadas y posibles incentivos fiscales.

Comprende la estructura de capital de tu negocio.

Identifica tus activos y cómo los estás financiando:

  • ¿financio los activos de mi negocio por medio de mis ahorros y/o la generación de utilidades?
  • ¿lo hago por medio de una deuda?
  • ¿me convienen ambos esquemas?
  • ¿cuánto me está costando en cada caso?
  • ¿es ésta una estructura óptima?
  • ¿qué opciones y oportunidades existen para mejorarla?

Capacítate

Es una estrategia que debe acompañarte cada dia como emprendedor, debes documentarte en tu área e ir más allá, ya que al emprender debes ser multidisciplinario y saber manejar tus finanzas, controlar al personal, tener conocimiento respecto a las áreas que vas a desempeñar en tu negocio, ya que como emprendedor debes estar actualizado y ser el líder eficaz que requiere tu emprendimiento. Invertir en capacitación va a ser la inversión que más altos rendimientos te generará a corto, mediando y largo plazo.

Alternativas de financiamiento

Desde pensar en detalles como cuánto necesito, si es que necesito, hasta cuál es la mejor alternativa, dadas mis necesidades y capacidades de pago; a qué plazo; tipo de tasa; calendario de pagos; tipo de financiamiento, entre otros puntos. Muchas veces depende de este tipo de decisiones que un negocio prospere o decaiga. Por ello, el tema merece ser tomado en cuenta con especial interés y dedicación, para lo cual describiremos algunas consideraciones prácticas,  y exponemos alternativas actuales de financiamiento, mismas que podrás detallar con tu banquero.

Paso 1. Identifica la necesidad. No es lo mismo requerir financiamiento para las compras que para pagar tus impuestos. Tampoco tiene relación un préstamo para comprar una máquina frente a otro para pagar la nómina. Estas necesidades tienen distintos destinos y, por ende, distintas alternativas y plazos de pago.

Paso 2. Considera el monto. Es tan malo pedir un préstamo con demasiada amplitud ya que etse tiene un costo, como tambien solicitar menos, ya que va a aumentar el riesgo de no poder cubrir tus compromisos y, por consiguiente, no estar en posibilidades de pagar los adeudos con tu acreedor. Una forma práctica de evaluar la cantidad de dinero exacta que requiere tu negocio es identificando los costos y gastos que, de manera recurrente, no han podido ser cubiertos por el flujo de tu negocio y que, por tanto, han limitado el crecimiento.

Paso 3. Determina el plazo. Es muy importante que consideres los flujos de efectivo futuros de tu negocio, ya que de estos dependerá que tu empresa haga frente a sus compromisos de pago. Una forma práctica de identificar el plazo del crédito es proyectando la situación financiera del negocio, y evaluando el tiempo en el que puedes cubrir estos costos directamente con tu empresa. Debes plantearte como mínimo tres escenarios de proyección y considerar siempre el escenario pesimista o más probable.

Paso 4. Analiza el tipo de crédito. Una vez que hayas detectados estos puntos en tu negocio, estarás en posibilidad de evaluar el tipo de financiamiento que requieres, partiendo de la definición del plazo,destino y las garantías otorgadas al crédito. Pese a que hoy los bancos buscan incorporar productos cada vez más novedosos, el crédito ha perseguido siempre las mismas estructuras y bases ya que estos se agrupan de acuerdo con el plazo, el destino y las garantías.

Paso 5. Evalúa tus alternativas. De manera oportuna debes evaluar cada opción que ofrecen los intermediarios financieros, considerando en todo momento:

  • El costo total del crédito, en donde se incluye la tasa de interés, comisiones, garantías inmovilizadas, reciprocidad pedida por el banco, penalizaciones, etcétera.
  • La flexibilidad del financiamiento, es decir, posibilidad de pre pagos, sin penalización, diversas alternativas de calendarización,posibilidad de crédito sin garantías, entre otras.
  • La relación de negocio con tu banco o acreedor es importante, ya que ésta te proveerá de mayores elementos de negociación en las condiciones generales de tu solicitud de financiamiento.La claridad en la información y en la asesoría.

Es primordial contar con todos los elementos perfectamente detectados con el fin de evitar problemas a futuro, además de  los requisitos iniciales y terminales para la aplicación y análisis de tu solicitud, ya que estos, en ciertas ocasiones, pueden ser exhaustivos y complejos, desmotivando la solicitud del mismo.

Paso 6. Presenta la información pensando como tu acreedor. Entre más facilites el análisis e interpretación de resultados a tu acreedor, más rápido y fácil será el procesamiento de tu solicitud de crédito; por lo que la elaboración práctica de los cinco puntos anteriores contribuirá, en mucho, a presentar tu solicitud bien planeada y analizada.Ten siempre presente que el mejor financiamiento es aquel que previamente has analizado y presupuestado.