El talento humano es una prioridad al momento de emprender, constituye la reserva vital del emprendimiento ya que sin estos, lógicamente no hay emprendimiento alguno. Ya seas el líder y/o autoempleado, o bien que te constituyas con un grupo social que posea las mismas características y capacidades, es de suma importancia que exista un nivel mínimo de conocimientos en el área a desarrollar, con la mayor objetividad posible en ese arduo proceso de creación e innovación empresarial, puesto que al emprender, te conviertes en empresario, y como tal,debes cumplir con unos estándares de calidad para el mercado tan competitivo en el cual te adentrarás.

Los individuos son el bien preciado de la empresa, forman el activo más importante, ya que las organizaciones deben contar con personas que tengan habilidades y destrezas propias dentro del ámbito a desarrollar, aunado al hecho de que son la vida, la innovación y la creatividad del emprendimiento.

Las empresas, organizaciones y pequeños emprendimientos, basados en las experiencias obtenidas en el mediano plazo, con sus altibajos, han empezado a comprender que toma mucho tiempo y esfuerzo seleccionar y a su vez capacitar el personal idóneo para lograr equipos de trabajo efectivos y altamente competitivos, por lo cual consideran al Talento Humano como su capital más valioso.

Constituyendo esto un hecho,la tarea más importante a la que se enfrentan las organizaciones, es en sí, poder desarrollar las técnicas adecuadas en términos administrativos para impulsar a este capital humano. Existen varias tendencias que se proponen gestionar modelos de administración del Talento Humano, en este particular, atenderemos la que se adapta a nuestro surgimiento inmediato de idea de negocio, que es la gestión por competencias.

La Gestión por competencias permite profundizar en el desarrollo participación del Capital Humano, puesto que ayuda a elevar a un grado de excelencia las competencias de cada uno de los individuos envueltos en el quehacer de la empresa. El aporte básico de la gestión por competencias se ve representado en la generación del valor de la empresa, específicamente en tres áreas:

Valor a las personas

  • Desarrolla una mayor satisfacción laboral.
  • Aumento de la creatividad.
  • Mejor aprovechamiento de los recursos.
  • Mayor motivación.
  • Espíritu de equipo.

Valor al negocio

  • Aumenta la eficiencia.
  • Mayor precisión estratégica.
  • Reduce el riesgo.
  • Mejora la capacidad de la empresa.

Valor desde el ángulo financiero

Tiene como resultado el ahorro de costos de formación y reclutamiento, el aumento de ganancias debido a un mejor rendimiento y una mayor rentabilidad global.

Desde esta perspectiva, todo emprendedor debe ser consciente de la importancia de rodearse de personas altamente creativas e innovadoras, puesto que paralelamente, la competitividad de la futura empresa depende de su capital humano, como factor diferencial y determinante en la permanencia de ésta en el tiempo. El talento hace la diferencia en una época en que establecerla es clave, y mas aún en un mundo tan globalizado, dentro del cual las personas deben adaptarse a los cambios, y; de haber resistencia a estos, debe existir un cambio de paradigmas, con el fin de acoplarse a la vanguardia del mercado, tanto en oportunidades que ofrece el entorno como las oportunidades tecnológicas, por lo cual no esta permitido emprender con un grupo social que se resiste a los cambios en el mundo actual.

Aunado a todo esto, como emprendedor, hay que tomar conciencia de la importancia del Talento Humano como factor determinante a la hora de vislumbrar y por ende, entender las necesidades de los clientes, contribuyendo de modo tangible al negocio, y los retos que se presenten y a todas las oportunidades inmediatas que nos ofrece el sistema.