Todo emprendedor se enfoca en desarrollar una idea que sea rentable, que le brinde en el menor tiempo posible aquellos ingresos anhelados, sin embargo ocurre que al iniciar, lamentablemente el proyecto suele despegar con buen pie, pero que en el camino va quedando a medias hasta que llega al fracaso, y eso se genera debido a la falta de experiencia en el área,  a la falta de conocimientos y la pro-actividad que requiere el mismo para poder mantenerse y generar ingresos adecuados para la recuperación de la inversión y además, para la generación de ganancias por encima de lo estimado inicialmente.

Es por esto y otras razones, que aunque parezca muy bonito al dibujar un mapa mental de lo que queremos lograr, es también infalible que debemos enfocarnos en desarrollarnos en áreas en las cuales nuestro compromiso sea del 100%, y esto se da gracias a aquellos factores que muchas veces dejamos de lado por estar enfocados en generar riqueza, pero sin el respaldo a través de nuestras destrezas y habilidades, por lo que a continuación algunos puntos claves se presentan para llevar a cabo un enfoque más acertado al emprender.

Enfócate en tu talento

Cuando iniciamos el pensamiento emprendedor, se reflejan muchas opciones que son seguras y a la vez sencillas, como establecer una franquicia, dar clases sobre algún tema específico, ser un asesor de seguros, y esto está bien solo si tales actividades se encuentran en tu currículo ya que posees el talento para desarrollarlo, sin embargo, puede llegar a ser una mala experiencia si realmente no posees las habilidades necesarias o requeridas para tener éxito.

las interrogantes a plantearte para poder determinar en que eres bueno, son:

  • ¿Para qué soy particularmente bueno?
  • ¿Qué hago mejor que los demás?
  • ¿Cuál es mi talento?
  • ¿Qué es lo que yo soy?

No es una pregunta sencilla, pero es una de las más importantes que jamás te harás. El talento es algo que te ha sido dado de nacimiento, y que puedes desarrollar con mayor facilidad que otras personas. Es un regalo.

Sigue tu pasión

La pasión va de la mano con el talento para ser exitoso, y aunque el camino sea dificil, y cuesta arriba, haciendo algo que realmente te apasione y que además poseas el talento innato para llevarlo a cabo, entonces estarás en el camino indicado para alcanzar el éxito monetario y empresarial que tanto deseas.

Seguir tu pasión te será de gran ayuda para ser capaz de soportar las largas horas, las caídas, los fallos y los esfuerzos que implica montar y hacer crecer un negocio. La pasión puede dar motor y propósito a tu proyecto.

Empieza pequeño, aprende y crece

Si ya estás en el lugar en donde tus talentos y tus pasiones están reunidas, entonces lo que sigue es: aprender más; desarrollar tu talento y educarte en las partes del negocio que son necesarias para tu éxito, aunque no sean tu núcleo.

Es de conocimiento que un empleado para mantenerse en su lugar de trabajo y disfrutar de sus beneficios, hace bien su trabajo, pero el emprendedor es un aprendiz a diario ya que no solo ama lo que hace, sino que está dispuesto a estudiar la parte propia del negocio. Desde contratar un equipo, vender, buscar clientes, generar nómina, promover, pagar impuestos, crear sistemas eficientes y buscar nuevos productos. Transforma tu talento en empresa y atrevete a abandonar tu zona de confort para convertirte en empresario. La mayoría de los negocios exitosos empiezan siendo pequeños, aprenden, modifican, encuentran su mercado y crecen.

Descansa sin renunciar

Como emprendedor, habrán momentos de crisis que te desmotivarán al punto de querer reunciar al proyecto, sin embargo es importante que entiendas y asumas que si tienes el talento y la pasión, estas ene l camino acertado, y que solo debes organizzar, y aprender que una caída es una enseñanza y un motivo para seguir adelante. Es cierto que tendrás muchos errores, pero es de sabios levantarse, aprender y avanzar, ya que esa experiencia que obtendrás es invaluable.

Interioriza que una empresa y su creación, no son una carrera que debes ganar, es mas una planta que debes cultivar, y requiere constancia, estrategia, creatividad y mucha asertividad.

También, sin embargo, hay que aprender a soltar cosas que no son reales: no vale la pena pelear por todo. Si estás en un trabajo o un proyecto que no te hace feliz, que contradice tus principios o que no va a ninguna parte, lo prudente es agradecer el aprendizaje y saber decir adiós.

Documentate y apoyate en expertos

Apoyarte en personas que integren tu entorno, y encontrar en ellos las sugerencias y recomendaciones acertadas para lograr una asesoría a tu proyecto, es algo básico y necesario, sin ser nada elitesco puede llegar a ser fundamental para tu inicio, alguien que tenga experiencia real de negocios. No preguntes sobre inversiones al jardinero, ni sobre flores al contador. Busca ánimo y respuestas en aquellos que quieran y puedan dártelas. Después, calla, escucha y agradece.

Ten visión inspiradora

Es cierto que con el talento junto a la pasión como emprendedor vas a inicir con excelentes expectativas, pero debes ir acompañado de una visión que te inspire a ser mejor cada dia y asi poder avanzar hasta el logro definitivo de tu sueño o emprendimiento, y esto es un recorrido que harás por siempre al establecerte, ya que cada dia es de nuevos aprendizajes, nuevas ideas que contribuyan a mejorar tu negocio, para logras cumplir tu visión, y de la manop debes tener claridad en que es lo que vas a lograr, y establecete objetivos claros y factibles. Esto sí es algo por lo que vale la pena jugarse todo.