En un reciente estudio realizado por un grupo de la universidad de Oxford, titulado "Who becomes an inventor in america? The Importance of Exposure to Innovation" exponen las diversas dificultades con las que se encuentra una persona para llegar a convertirse en un innovador. Los autores analizaron las vidas de 1.2 millones de innovadores desde el día de nacimiento hasta la adultez deseando responder que es lo importante para que un niño crezca para convertirse en un innovador, tomando en consideración dos aspectos fundamentales: las habilidades personales a temprana edad y las circunstancias en las que vivía.

Para estudiar las habilidades tempranas, se basaron en los resultados académicos en materias matemáticas siendo muy jóvenes y para estudiar las circunstancias en las que crecieron, recibieron información de la situación socio-económica.

Los resultados de esta investigación, arrojaron que aquellos que tenían más habilidades en matemáticas a temprana edad y crecieron en familias ricas eran los que tenían mayores probabilidades de convertirse en investigadores/innovadores.

Niños estudiando

Las circunstancias en las que crecieron también tienen un rol importante debido a que crecer en un área donde estén expuestos a otros innovadores o mejor aún en una familia de innovadores los hace más propensos a seguir sus pasos. Lo trágico de esta información es que muchos niños que tienen las habilidades necesarias, las circunstancias los excluyen convirtiéndolos en lo que los autores denominan "Einsteins perdidos".

El género también es una condición que limita, según el estudio pese a que las niñas tenían rendimientos similares era menos frecuente que terminaran siendo innovadoras, lo cual sólo se puede explicar por estar excluidas por los modelos de roles que culturalmente debe asumir una mujer, dando como resultado que sólo el 18% de los innovadores nacidos desde 1980 son mujeres pese a que tienen las mismas condiciones.

Mapa de investigadores por millones de habitantes
Mapa de investigadores por millones de habitantes

El panorama se va volviendo cada vez más turbio a medida que se van explorando otras latitudes, si para Norteamérica que las familias pobres son más ricas que el 70% de la población mundial nos hace crecer el problema exponencialmente, pero no se trata solamente de la situación económica, las circunstancias en las que viven en otros países son mucho más desfavorables, 60 millones de niños en edad escolar no asisten a la escuela aunado a la baja calidad de la educación, el contenido de la educación y las dificultades para alcanzar el grado de educación que es más fácil de alcanzar en países más desarrollados, los deja en una clara desventaja.

Gráfico de investigadores por millón de personas en Ecuador
Investigadores por millón de personas

Para el caso de Ecuador, donde el índice de desarrollo humano (IDH) alcanza apenas el puesto 86 la situación no es muy prometedora, aunado a que solamente el 4% del PIB (Producto interno Bruto) es invertido en investigación y desarrollo tanto por el estado como por privados, y solamente 400 personas por cada millón de habitantes (mucho menos del 5% en otros países), están involucradas en procesos de investigación.

Esto nos hace preguntarnos, ¿Cuantos niños y niñas en Ecuador, con las capacidades para ser genios nos estamos perdiendo?

Es necesario que se invierta más en investigación y desarrollo, mejorar la calidad de vida y la calidad educativa. También es posible crear políticas públicas orientadas a la detección de potenciales investigadores desde temprana edad y otorgarles becas lo suficientemente altas para garantizar su desarrollo. Tal como hacen con los deportistas de alto rendimiento, capturar los mejores y mejorar las condiciones de vida, tanto materiales como de entorno y en pocos años tendremos un capital humano envidiable por otras regiones. Es momento de invertir en educación.