Cuando hablamos de Economía Colaborativa, hacemos referencia específica a todas las actividades que suponen un intercambio de servicios entre particulares, a cambio de una compensación acordada entre ellos.

En la mayoría de las ocasiones, son bienes o servicios a los cuales no se les estaba dando el uso que debían, y gracias a este método innovador, un individuo puede beneficiarse, mientras el propietario obtiene una ganancia. Gracias a la masificación del internet, los equipos electrónicos, teléfonos inteligentes, y sobre todo a las redes domésticas wifi, se ha permitido la conexión abierta, incluso las 24 horas del día de manera ininterrumpida. Todo esto contempla un bajo costo, por lo que es de fácil acceso, realizando cualquier tipo de transacción, estando respaldado por mecanismos de seguridad apropiados.

Esta masificación ha permitido el nacimiento de empresas, las cuales se rigen básicamente por operar en línea, disfrutando beneficios de forma inmediata, pagando unicamente por el uso que le da de manera temporal, aunque este no sea su único uso. A este modelo se le conoce como como economía colaborativa, y ya está modificando drásticamente la economía como la conocemos.

Afortunadamente, esta modalidad de generar ingresos hace factible que las empresas, en vez de invertir en infraestructura física para promocionar y vender sus productos, crean plataformas en línea, en donde realizan el papel de intermediarios, conectando a las personas que necesitan un servicio con aquellas que lo ofrecen. La empresa cobra una comisión por operar en la plataforma, y todos los involucrados obtienen su ganancia respectiva.

what’s going on here

Muchas empresas con crecimiento acelerado en los últimos años pertenecen a este esquema y su éxito también implica también el declive de otros productos y servicios, como la de taxis, enciclopedias y hoteles. Sin embargo, cuatro oportunidades de negocio que brinda la economía colaborativa:

Ventajas de la economía colaborativa

  • Optimización de recursos: Podemos dar salida a bienes que antes no se utilizaban o que no tenían un uso al 100%
  • Mayor oferta para el consumidor final: El consumidor se encuentra con una oferta más amplia entre lo que ofrecen los comercios tradicionales y lo que ofrece la economía colaborativa. Puede hacer una comparativa más amplia en calidades y precios.
  • Ahorro: Gracias a la oferta de bienes y servicios de segunda mano, los consumidores acceden a unos precios inferiores que los del mercado, lo que les permite ahorrar. En tiempos de crisis económica, esta ventaja fue clave para la proliferación del consumo colaborativo.
  • Beneficio medioambiental: Reducción de la producción con un menor gasto de recursos naturales y una menor contaminación.
  • Efectos favorables para la competencia: Facilita el emprendimiento, estimula la competencia y la actividad económica.
  • Desarrollo sostenible: La economía colaborativa impulsa y provoca el segundo uso de los productos.
  • Generar un ecosistema basado en el compromiso, la solidaridad y la generación de ideas: Estas ideas van de la mano de emprendedores con nuevos negocios, generando empleo, riqueza e innovación en nuestro tejido empresarial.
  • Valor social. Fomenta la cohesión social, la solidaridad y las relaciones sociales basadas en la confianza.

Inconvenientes de la economía colaborativa

Al tratarse de una economía pactada entre particulares, tiene una serie de inconvenientes:

  • Falta de regulación legislativa y competencia desleal: Nos encontramos ante un sector sin regulación que da lugar a quejas y protestas de los sectores afectados, ya que consideran que se puede incurrir en competencia desleal porque no se puede ofrecer los servicios en las mismas condiciones.
  • Des-protección del consumidor: El consumidor final no cuenta con garantías de la calidad del producto, o de que las personas con las que se está compartiendo, sean de confianza y no generen problemas. Son riesgos que se corren a cambio de un precio más bajo.
  • Precariedad laboral: Muchas de las empresas que se dedican al desarrollo de esquemas de economía colaborativa han sido denunciadas por llevar a la precariedad laboral a cientos de trabajadores por no recibir seguridad social y los demás beneficios de ley que tiene un trabajador, la misma falta de regulación legislativa es la que crea un vacío legal en este aspecto.

Ejemplos y sectores de economía colaborativa

Como ejemplos de la economía colaborativa tenemos los siguientes:

Consumo colaborativo

El más conocido, permite intercambiar bienes y servicios por medio de intermediarios digitales. Los ejemplos más conocidos son Uber para transporte y Airbnb para hospedaje, aunque también incluye renta de vehículos como Mobike, Ecobici o Bird o transporte público para grandes cantidades como Jetty.

The ride-sharing wars! Uber and Lyft conceptual road concept using toy cars.

Financiación colaborativa

  • Crowdfunding: Permite financiar proyectos emprendedores a partir de pequeñas aportaciones de varias persones. Ejemplo: Verkami.
  • Crowdlending: Préstamos entre particulares que permiten financiar proyectos o facilitar el consumo y la inversión a tipos más bajos que los bancos. Ejemplo: Zank.

Desde microcréditos o crowdfunding, este modelo permite obtener financiamiento para proyectos conectando a quienes están dispuestos a financiar, aportar o invertir como los proyectos que lo requieren. Kickstarter y Fondeadora son ejemplos de donaciones o aportaciones sujetas a una meta de fondeo, mientras que Kueski es una joven opción de microcréditos.

Comercio colaborativo

Compra venta de segunda mano. Ejemplos: Ebay, Wallapop o Chicfy.

Conocimiento colaborativo

Incluye plataformas para intercambiar información y difundir conocimiento sin altas inversiones ni intermediarios costosos. Algunas veces son sin costo o se sustentan con donaciones como en el caso de Wikipedia y TED o pueden ofrecer cursos en línea a un costo menor que los centros educativos como en el caso de Masterclass y Coursera.Compartir conocimientos de manera altruista.

Espacios colaborativos

En diversos aspectos como compartir maletero con Shipeer, compartir trastero con LetMeSpace o compartir espacio de trabajo y experiencias en los «coworking».

Producción colaborativa

A diferencia del consumo colaborativo, en este caso la empresa que ofrece los productos o servicios también los produce, como en el caso de WeWork para espacios de trabajo, Aliada para servicios de limpieza, Tesla para automóviles eléctricos o Mi cuento para libros infantiles.

Otros tipos

Donde hay ejemplos como Comprea (hacer la compra y recibirla en casa, el shopper gana un dinero extra y el comprador comodidad) o Compartoplato (compartir tu comida).

El futuro del consumo en la economía colaborativa

Ante el auge de este mercado económico en línea, hay una limitante, y es el aspecto jurídico actual, por lo que se requiere obtener confianza arraigada en los consumidores, a fin de enmarcarse en el régimen legal, así se derrumba la barrera que colocan algunos sectores que se oponen a los cambios. Los modelos van a terminar fusionándose, desapareciendo la resistencia a los avances y cambios que exige la sociedad actual, tan demandante y cambiante en pleno siglo XXI. No hay duda de que los servicios en materia de economía colaborativa se ampliarán y los que ya existen están aquí para quedarse.

Existen modelos que se basan en la confianza del consumidor, que debe ser lo más amplia posible como para que los usuarios puedan tener garantías de que los entornos y plataformas, y las operaciones que están realizando, no van a acabar en una estafa o fraude.

Como ven, hay oportunidades para todas las industrias y no se limita a un solo tipo de producto o servicio. Es cuestión de encontrar cuál es la mejor forma de llegar a un consumidor híperconectado.