El benchmarking (punto de referencia o parámetro), consiste en realizar una evaluación comparativa en los productos, servicios o procesos de trabajo eficientes que son considerados como la mejor técnica de desarrollo en esa área específica.

En el benchmarking, el comparador que se utiliza como benchmark es la práctica ideal a la que quiere llegar una organización para mejorar. Esta puede ser una forma de llevar a cabo las tareas que se ejecutan a lo interno de la empresa o de manera externa por ser éxitosa su aplicación. Para ejemplificar, podemos decir que algun producto particular ha tenido mucho éxito, y esta estrategia para alcanzar el éxito será la referencia de otro producto para intentar que tenga el mismo éxito que el primero.

En nuestro negocio, si la aplicacion del benchmark que nos va aservir de guía o patrón no forma parte de nuestra empresa, esto implica que debemos aprender las prácticas desarrolladas por la competencia y adaptar las nuestras, con la aplicación de los correctivos que sean necesarios para mejorar nuestro producto o servicio. Para realizar un buen benchmarking es necesario adaptar las circunstancias y características propias, realizando la comparación en el desempeño de estas empresas mediante distintas métricas.

Beneficios del benchmarking

  • Sirve para realizar un análisis comparativo de los productos o servicios que ofrece la competencia
  • Se realiza a fin de mejorar un producto ya existente o de diseñar uno nuevo en cualquier sector.
  • Este estudio o técnica busca orientar las mejores prácticas y estrategias con la finalidad de encaminarse a la mejora contínua, orientada a los clientes.
  • Es una herramienta esencial que ayuda a conocer lo que hace la competencia, adaptándose así a las necesidades particulares de la empresa, para efectuar los ajustes competentes según la circunstancia y el momento propio de la empresa u organización.

Si bien tradicionalmente el benchmarking se ha limitado a las grandes organizaciones empresariales, actualmente también se emplea en la administración de negocios que fortalecen la economía, aquellos emprendedores, pequeñas y medianas empresas, con el fin de fortalecer su estrategía para la innovación, captación de consumidores y establecimiento y mantenimiento de la marca.

Pasos para una efectiva práctica en tu negocio

  • Conocimiento de tu negocio: Es importante llevar a cabo un Análisis FODA de tu empresa, de la mano con un análisis de su rendimiento actual. Debes definir en que aspectos estas fortalecido y en cuales debes trabajar mas, aprovechando en este proceso las oportunidades que te ofrece el entorno social inmediato sumado a todas aquellas amenazas existentes en el mercado, con el objetivo de mejorar y centrarte en aquellos aspectos que te otorgarán una ventaja competitiva. Es de vital importancia que lleves a cabo una planeación en donde definas lo que esperas obtener del proceso y cuál será tu método de investigación (entrevistas, encuestas, análisis de participación del mercado, visitas presenciales, seguimiento online, entre otras).
  • Conoce a tu competencia: En un plan de negocio bien realizado se debe establecer tanto la competencia directa como la indirecta y los sustitutos de tu empresa o proyecto. Identifica cómo está la participación del mercado y quién es el líder de esa industria en particular. Es muy importante que elabores bien este reporte, puesto que a partir de éste podrás elegir a las empresas que investigarás.

    No obstante, también puedes tomar otras compañías o individuos (incluso no reales) que, aunque no se dirijan a tu mismo mercado o no pertenezcan a tu giro, puedan entregar valiosos ejemplos de buenas prácticas de negocios.  En realidad, nunca sabes de dónde pueden venir las mejores ideas.  
  • Focaliza las fortalezas de tu competencia: Al momento de determinar cuales son las empresas que servirán de guía para aplicar benchmarking, debes hacer un estudio de la misma, visitando sus instalaciones, haciendo segumiento a su página web, detallando sus campañas publicitarias, e incluso puedes hacer contacto directo a través de las redes sociales. Otra buena fuente de información son los empleados y proveedores.
    Después de haberlos observado, detalla cuáles son sus fortalezas y cuáles sus debilidades.
    Debes enfocarte en aquellas prácticas que los hacen líderes o los mantienen por arriba de ti, puesto que éstas son las que te servirán para potenciar tu empresa. Pero también puedes observar prácticas incorrectas para tú mejorarlas; así podrás cubrir un hueco en sus servicios y conquistar a los clientes inconformes.
  • Desarrolla las buenas pŕacticas en tu empresa: Toda la información que has obtenido debes aprovecharla al máximo de manera positiva para mejorar la situación actual de tu negocio. Esas herramientas respecto a las formas de llevar a cabo planes que contribuyan a lograr los objetivos, deben servir para que las uses con el fin de mejorar tus procesos y a su vez adaptarlo al mercado. Cada cambio o modificación en tu empresa debes comunicarlo a tus empleados y colaboradores, así como las nuevas metas a alcanzar.

    Los resultados de tu benchmarking son un elemento que deberías incluir en tu Plan de negocio para conseguir mayor credibilidad ante posibles inversionistas.
  • Evaluación: Siempre que apliques nuevas estrategias o prácticas en tu empresa necesitas evaluar su desempeño. Acércate a los indicadores que corresponden en cada área; es decir, si el cambio fue en recursos humanos observa el nivel de rotación de personal y compáralo; o si fue en servicio al cliente, revisa los números en las ventas o tu CRM.

    Este proceso debe ser periódico, debido a que tu empresa requiere mejoras continuas para mantenerse en el mercado. Asimismo, siempre podrá aprender algo de los demás.

Objetivos del Benchmarking

En la actualidad, el mundo de los negocios es sumamente competitivo, debido en gran medida a la evolución de la economía digital. Las empresas necesitan compararse con las mejores del mercado para resaltar. Es así como el Benchmarking tiene varios objetivos claros y concisos a desarrollar durante su ejecución:

  • Mejorar y aumentar el nivel de calidad: Uno de los principales objetivos que presenta el Benchmarking es el de mejorar el valor creado sobre un producto, basándose en sus precios y los costos que son necesarios para su fabricación y venta. De nada sirve una comparación si el resultado no repercutirá en un aumento tangible de la calidad.
  • Aumentar el nivel de producción: Estudiando la eficiencia de empresas líderes se conocerá cómo estas son capaces de mantener un nivel de producción eficiente. Y es así como se necesitará ser replicado a escala propia.
  • Conocer más a fondo los procesos de la empresa: Empezar con el Benchmarking es un recorrido de exploración a otras marcas, pero también interno a la empresa, puesto que ésta debe conocerse a fondo para su aplicación. Y es también en medio del proceso de comparación que se internalizará realmente el valor de la empresa. Se comienza a ser consciente de las debilidades, fortalezas, oportunidades y amenazas de la misma.
  • Comprender mejor el sector: Es una forma para alcanzar a comprender a fondo el modo en el que se está desarrollando el sector en ese momento. ¿Qué está ocurriendo? ¿Qué se está vendiendo? ¿Qué es lo que está funcionando?.

El benchmarking es un proceso que resulta necesario para que las empresas realicen mejoras y cambios en sus estructuras. Además incide en la innovación de ideas. Es un proceso continuo que nunca debe ser olvidado en la organización, y que servirá para más tarde reasignar recursos o eliminar o mejorar actividades que no generan valor. Es así como dentro de éste influyen la globalización y el uso de las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TIC).

El Benchmarking es la consecuencia de una administración que tiene como objetivo la mejora de la calidad. También es una herramienta para la mejora de procesos dentro de la legalidad establecida.