Emprender nunca ha sido fácil, y hacerlo en medio de cualquier tipo de crisis (desde económicas, sociales, culturales, hasta internas y existenciales) supone una tarea difícil pero que podemos lograr si trabajamos armonicamente nuestro cuerpo. Si utilizamos la inteligencia emocional para poder afrontar cualquier reto que se nos imponga, y si además, somos capaces de entender que una mente sana, ayuda a fortalecer las ideas y el ingenio para desarrollar tareas que implican una carga importante de habilidades cognitivas.

Cuando hablamos de las características que debe tener un emprendedor para alcanzar el éxito es habitual que se mencionen puntos como pasión, creatividad, valentía, organización, flexibilidad, etc, sin embargo; también es necesario que los emprendedores cuenten con inteligencia emocional. Una correcta identificación de las emociones que las diferentes situaciones profesionales les despiertan y de las relaciones derivadas de las mismas ayudará a su manejo y a su vez, a hacerlas parte importante en su desempeño como líderes.

Aspectos a considerar para mejorar la salud del emprendedor

  • Dormir como necesidad vital. Según la OMS, una persona debe dormir 7 horas para que su cerebro procese la información y consolide la memoria emocional selectiva correctamente.
  • La actividad física produce endorfinas, responsables de la bioquímica de la felicidad, mejorando nuestro estado de ánimo. El ejercicio también disminuye los niveles de estrés.
  • Saber desconectar es una prioridad. El cerebro necesita tener sus momentos para poner el foco en lo que no sea trabajo, alejándose de la rutina diaria y del origen de nuestra ansiedad laboral. En nuestra vida hay más cosas que el trabajo, y esos otros ámbitos también necesitan sus tiempos de reflexión, creatividad, atención prioritaria y toma de decisiones.
  • La mente y la respiración forman un equipo. Si se trabaja, con herramientas como la meditación, se consigue ser consciente de uno mismo y disminuir los niveles de estrés o ansiedad.
  • Confiar en los miembros de nuestro entorno, ya sea la familia, los amigos o los colegas, aprender a comunicarnos con ellos y hacerles partícipes de nuestras preocupaciones. Ellos pueden ser parte de nuestro colchón emocional. Hablar con otras personas no soluciona los problemas, pero sí libera presión.

Situaciones comunes del emprendedor

  1. Fatiga mental
  2. Cortisol elevado (hormona liberada como respuesta al estrés), con sus consecuencias que pueden manifestarse con: sobrepeso, dolores de cabeza, pérdida de masa muscular, sistema inmunológico bajo, insomnio y aumento de presión arterial.
  3. Depresión
  4. Ansiedad
  5. Adicciones
  6. Trastorno del sueño
  7. Problemas de visión
  8. Dolores musculares
  9. Baja autoestima

Hábitos poco saludables del emprendedor

  • Tener una gran carga de trabajo: Es normal la dedicación al momento de emprender, sin embargo debemos normalizar los horarios, para evitar el desgaste excesivo que pueda llegar a comprometer tu salud mental.
  • Aislarse: Emprender significa tener una rutina totalmente diferente a la de un trabajo normal y cotidiano. La presión de ser responsable de cada decisión llega a ser en exceso intimidante y preocupante para el emprendedor.
  • No hacer networking: Ser potencialmente la única persona en la empresa, dificulta el intercambio de ideas entre colegas, o la estructura de apoyo de una oficina, lo que puede tener un efecto adverso en nuestro desempeño y salud mental.
  • Forzar el sueño: Muchas personas sueñan con dirigir sus propios negocios, pero no todos dan ese salto. Si se hace, puede haber una cierta presión para que se sienta como si estuviera viviendo el sueño en cada momento del día: todo va bien, siempre. Esto puede detectarse en términos de cómo actúas y hablas sobre el negocio, así como cómo te ves y te presentas ante el mundo.
  • Falta de una identidad propia para el negocio: Cuando eres un fundador de una empresa, gran parte de quién eres está relacionado con lo que hace tu negocio. Entonces, si la empresa fracasa, uno puede sentir los efectos no solo de manera profesional, sino también personal. Separar la identidad del negocio de la identidad personal es lo más saludable.
  • No admitir el fracaso: Nadie se propone pensar que su negocio fracasará. Pero, tenemos que ser realistas, algunas empresas no tendrán éxito. Cuando una empresa falla, por cualquier motivo, puede parecer el fin del mundo. Insistir puede ser muy dañino, pero reconocer cuando un negocio no tiene futuro y dejarlo ahí es lo mejor para mantener la salud mental.
  • No discutir sobre estos problemas: Los empresarios y emprendedores no suelen hablar de su salud mental y no hay muchas oportunidades para discutir acerca de esos problemas.
  • Fomentar estereotipos tóxicos: ¿Cómo describirías al empresario exitoso? Algunas palabras comunes pueden ser ambiciosos, creativos, excéntricos o solitarios. Estas palabras también podrían aplicarse a algunos elementos de las condiciones de salud mental, y así continuar el concepto de “genio en la locura”. Estos estereotipos no contribuyen a una buena salud mental. Normalizan condiciones como la ansiedad, la depresión o el estrés, u otro tipo de problema de salud mental.

Emprendedores y estrés

Cada 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental, siendo tomado en consideración para visibilizar una problemática que afecta a dos de cada ocho personas a lo largo de su vida. El estrés forma parte de uno de los problemas que tienen alto grado de incidencia al emprender, y esto se debe a que como emprendedores nos la pasamos midiendo las fechas, los ritmos, lanzamientos, éxitos y fracasos que nos acompañan en esta inventiva, y eso como una forma de medirnos y hacer notar el impcto que tenemos ante la sociedad. El estrés temporal es normal y puede ser saludable. Pero en cambio el estrés crónico, hace que los efectos fisiológicos se vuelvan muy limitantes para las personas que lo padecen.

Ser emprendedor supone estar el dia entero, más allá de horas con tu negocio a cuestas, asumiendo en muchos casos que al emprender dejas de ser persona para convertirte en tu trabajo. Sin saber cómo el emprendedor entra en un círculo vicioso de malos hábitos, donde en ocasiones trabaja hasta que se olvida comer bien o ir a la cama a tiempo, por lo que despierta tarde, se atrasa, trabaja tarde otra vez, despierta con un déficit mayor y así reiteradamente.

Buena salud del emprendedor competitivo

La profesionalizacion del emprendimietno forma parte de un alto porcentaje de éxito que pueda tener el emprendimiento en sí, y muy a pesar de que la mayoría de los emprendedores suelen fracasar,  esto se debe en gran parte a la falta de habilidades que se requieren para al menos poder desarrollar la idea de negocio. Y es en este punto, en el cual hay que poner seriedad y disciplina, para lograr manejar estrategias elementales en los tiempos de crisis, asi, gestionando la incertidumbre que se pueda presentar, aunado a los riesgos, el trabajo duro, o tambien la competencia que estará siempre como medio de motivación para un alto desempeño y rendimiento, de la mano con una excelente salud mental quedebe tener el emprendedor.

Nadie sobrevive en el medio emprendedor sin formación, entrenamiento y conocimiento. Es muy cierto que la excelencia se logra transitando el camino de la mejora continua y, de ahí, el alto rendimiento. Pero la profesionalización y el alto rendimiento requieren que seamos personas sanas y equilibradas para sobrevivir a las situaciones exigentes que traen consigo los proyectos de negocios. El liderazgo va de la mano con consciencia y salud física y mental en óptimas condiciones.